Zapatillas made in Germany

Como todos sabéis, la gran mayoría de las zapatillas que utilizamos para hacer deporte se fabrican actualmente en Asia. Al leer el interior de las lengüetas de las “deportivas” que tengáis por casa, veréis que casi todas vienen de países como China, Filipinas, Indonesia, etc. Sin embargo, al igual que en los cómics de  Asteríx, “una aldea de irreductibles galos resiste al invasor”, aunque bueno, en este caso no son galos sino germanos, concretamente de Hamburgo.

Casi todas las zapatillas de deporte se fabrican en Asia…

Hoy os quiero hablar de una marca alemana de zapatillas que se llama LUNGE. Esta empresa ha tenido la osadía de fabricar sus zapatillas en Alemania, desafiando el modelo imperante de reducir costes y deslocalizar la producción a miles de kilómetros de Europa. Y lo mejor de todo, están teniendo éxito. Hace unos años, los hermanos Lars y Ulf Lunge decidieron crear y diseñar sus propias zapatillas, apostando por un producto de mucha calidad y alto precio: un par de zapatillas cuesta 200 euros.

senkel_und_schrift__228px

Otra de las características que me llama la atención de este modelo de negocio, es su apuesta por la sostenibilidad. Además de que utilizan material reciclado para fabricar algunas de las partes de la zapatilla y se anuncian como veganas (no llevan cuero ni lana), el fabricante asegura que la suela pierde sus propiedades elásticas tras unos 1000km de uso frente a los 500km, que según dice, es lo habitual. Una vez que esto sucede, se pueden enviar las zapatillas a la fábrica, y por 80 euros te renuevan completamente toda la suela, para que así las puedas seguir utilizando.

Resumiendo, las tres características que más me gustan de esta marca:

  1. Fabrican en Alemania, reduciendo así la contaminación producida por los habituales largos trayectos de transporte desde Asia, y de este modo asegurando que se cumplen los estándares de condiciones sociales de los trabajadores y protección del medio ambiente. Esto, que debería ser evidente, no lo es ni mucho menos cuando se fabrican en países como por ejemplo China.
  2. Apuestan por un producto de calidad que dure, ofreciendo la posibilidad de renovar la suela por 80 euros y alargar así su vida útil.
  3. Usan material reciclado para la fabricación de algunos de los componentes.

He de decir que todavía no he tenido la oportunidad de probar estas zapatillas y desconozco si están disponibles en España. Además, hay que tener en cuenta que su precio elevado responde, entre otras cosas, a que este producto está orientado a un mercado con clientes de alto poder adquisitivo como son los alemanes. Pero más allá de todo esto, el objetivo de este post es informar de que las cosas se pueden hacer de otra manera y de que ya hay empresas de productos deportivos que están buscando soluciones creativas para fabricar de una manera más localsostenible.

Y pienso ahora en empresas españolas que fabrican botas de montaña como Boreal, Bestard o Chiruca. A lo mejor se podían plantear, al igual que hace Lunge con sus zapatillas, ofrecer a los clientes la posibilidad de mandar las botas a fábrica, y por un precio razonable, cambiar las suelas desgastadas para poder seguir usándolas más tiempo…

Os dejo un vídeo (subtitulado en inglés) para que conozcáis un poco mejor esta marca:

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s