Primer estadio con certificado de sostenibilidad LEED-Platino

El nuevo estadio Mercedes-Benz de Atlanta es la primera instalación deportiva del mundo que ha conseguido, gracias a las medidas que se han aplicado durante su construcción, la prestigiosa certificación de sostenibilidad LEED-Platino.

¿Qué es la certificación LEED?
LEED (Leadership in Energy & Environmental Design) es un sistema americano de certificación de edificios, que evalúa parámetros de sostenibilidad como la eficiencia energética, el consumo del agua, el uso de energías renovables, la selección de materiales, la ubicación, etc. Según el número de puntos obtenidos, sobre un máximo de 100, el edificio obtiene alguna de las siguientes certificaciones:

40 a 49 puntos – LEED Certified (Certificado)
50 a 59 puntos – LEED Silver (Plata)
60 a 79 puntos – LEED Gold (Oro)
80 o más puntos – LEED Platinum (Platino)

Para conseguir los 88 puntos que finalmente obtuvo este estadio, fue necesaria una inversión de 1600 millones de dólares.

nachhaltiges stadion atlanta nachhaltiger sport

Las principales medidas implementadas fueron:

  • Iluminación eficiente: el estadio cuenta con una iluminación LED que reduce en hasta un 60 % el consumo con respecto a los sistemas de iluminación tradicionales.
  • Energías renovables: se instalaron 4000 placas solares fotovoltaicas para cubrir las necesidades energéticas del estadio.
  • Gestión del agua: gracias a los sistemas de ahorro puestos en marcha, el estadio consume un 47% menos de agua sobre los valores estándares de referencia. Además, la instalación tiene la capacidad de recoger hasta 7500m³ de agua de lluvia.
  • Movilidad: en aras de promover una movilidad sostenible, se han habilitado  plazas de aparcamiento para coches eléctricos y existe un servicio de alquiler de bicicletas durante los eventos.

¿Cuál piensas que es el estadio más “sostenible” de España, teniendo en cuenta criterios como los expuestos en este artículo? Puedes dejar tu comentario abajo.

Fuentes: http://mercedesbenzstadium.com/ y Wikipedia

Una estación de esquí sin remontes

En el año 2011 la estación de esquí tirolesa de Sonnenplateau Mieming tuvo el valor de apostar por un turismo invernal más sostenible y desmontar los remontes de su estación de esquí. Tras muchas discusiones, finalmente se impuso la idea de posicionarse como lugar de tranquilidad, alejado del circo de las tradicionales estaciones de esquí, y orientarse principalmente a familias y a amantes de la naturaleza.

„InntalMieming02“ von Chianti in der Wikipedia auf Deutsch. Lizenziert unter CC BY-SA 3.0 über Wikimedia Commons - http://commons.wikimedia.org/wiki/File:InntalMieming02.jpg#/media/File:InntalMieming02.jpg

Mieminger Plateau. Foto: Chianti in der Wikipedia auf Deutsch.

Hay que decir también, que el mantenimiento de los remontes suponía anualmente un lastre económico de unos 200.000 euros para el municipio y para la asociación turística, y estaban tan obsoletos que se requería una inversión de unos 5 millones de euros para su renovación*. Además, con un cambio climático llamando a la puerta, la cifra global de esquiadores estancada desde hace años y la dura competencia con las macroestaciones de esquí, que cada vez amplían más sus dominios, era el momento de buscar una nueva estrategia turística. Aunque todo esto no quita mérito al valor de salirse del tradicional paradigma establecido: ¿una estación de esquí tirolesa a menos de 60 km de Innsbruck sin remontes? ¿Un turismo invernal sin esquí alpino?… ¿Seguirán viniendo los turistas?

Obras de ampliación de Formigal

Estrategia tradicional de las estaciones: ¡más dominio esquiable!, ¡más kilómetros de pistas!…¿Y el impacto ambiental? ¿Y el paisaje en verano?. Foto: ampliación en Formigal, 2004.

Una vez desmontados los remontes, el municipio empezó a promocionarse como un lugar diferente, sin montañas cosidas con cables, alejado del bullicio del esquí alpino, y con una oferta basada en: esquí de fondo, excursiones con raquetas, esquí de montaña, paseos con trineo y un Kinderland. Este Kinderland, que refuerza la oferta para familias, es un lugar donde los niños pueden jugar con la nieve y aprender a esquiar con ayuda de una cinta transportadora.

El esquí de fondo y el esquí de montaña son deportes mucho más sostenibles que el esquí alpino. Foto: Llanos del Hospital, Benasque.

La primera temporada invernal sin remontes fue mala, algunos hoteleros dicen que tuvieron un 20% menos de ocupación. La segunda temporada, 2012/2013 fue bastante mejor y en la temporada 2014/2015 ya se han alcanzado los niveles de ocupación que tenían antes de quitar los remontes*. También ha cambiado el tipo de clientes, con turistas que prefieren encontrarse un ciervo en el bosque mientras pasean con raquetas, a una interminable fila de esquiadores esperando coger el telesilla. Familias con niños y gente mayor son los visitantes que más han aumentado. Además, el municipio ya no tiene el lastre económico que suponía el matenimiento de las antiguas instalaciones, y la belleza del entorno ha mejorado mucho sin las torres ni cables de los telesillas. Esta mejora se hace especialmente notable en los meses de verano, atrayendo a más turistas en la época estival.

Reflexión Final

Menos mal que por fin hay una estación de esquí que apuesta por un marketing diferente y rompe con el tradicional modelo de ofertar más y más kilómetros esquiables, sin tener en cuenta el coste medioambiental y paisajístico que esto supone para el entorno. Menos mal que por fin alguien se atreve a demostrar que se puede ofertar un turismo de nieve mucho más sostenible, sin que dejen de venir los turistas. Menos mal que por fin alguien se atreve a tener ideas nuevas y a renunciar a costosísimas inversiones en telesillas y remontes, que al final, se convierten en “elefantes blancos”. Aunque quizás lo verdaderamente costoso sea eso, tener nuevas ideas, romper viejos paradigmas y salir a intentarlo.

*Fuentes:

X:enius/ARTE: Hat Skifahren eine Zukunft? 30.3.2015

Zeit on line – Tirol: Après Skilift, 07.05.2014

2014 International Report on Snow & Mountain Tourism

Deporte y energía renovable en Brasil

En Río de Janeiro se ha construido el primer campo de fútbol del mundo cuya iluminación se alimenta de la energía cinética de los jugadores. Debajo del césped artificial se han colocado unas placas que recogen la energía de los pasos de los jugadores y la convierten en luz eléctrica. Unas placas solares apoyan el suministro eléctrico de la instalación. Genial!

Más información aquí