Zapatillas made in Germany

Como todos sabéis, la gran mayoría de las zapatillas que utilizamos para hacer deporte se fabrican actualmente en Asia. Al leer el interior de las lengüetas de las «deportivas» que tengáis por casa, veréis que casi todas vienen de países como China, Filipinas, Indonesia, etc. Sin embargo, al igual que en los cómics de  Asteríx, «una aldea de irreductibles galos resiste al invasor», aunque bueno, en este caso no son galos sino germanos, concretamente de Hamburgo.

Casi todas las zapatillas de deporte se fabrican en Asia…

Hoy os quiero hablar de una marca alemana de zapatillas que se llama LUNGE. Esta empresa ha tenido la osadía de fabricar sus zapatillas en Alemania, desafiando el modelo imperante de reducir costes y deslocalizar la producción a miles de kilómetros de Europa. Y lo mejor de todo, están teniendo éxito. Hace unos años, los hermanos Lars y Ulf Lunge decidieron crear y diseñar sus propias zapatillas, apostando por un producto de mucha calidad y alto precio: un par de zapatillas cuesta 200 euros.

senkel_und_schrift__228px

Otra de las características que me llama la atención de este modelo de negocio, es su apuesta por la sostenibilidad. Además de que utilizan material reciclado para fabricar algunas de las partes de la zapatilla y se anuncian como veganas (no llevan cuero ni lana), el fabricante asegura que la suela pierde sus propiedades elásticas tras unos 1000km de uso frente a los 500km, que según dice, es lo habitual. Una vez que esto sucede, se pueden enviar las zapatillas a la fábrica, y por 80 euros te renuevan completamente toda la suela, para que así las puedas seguir utilizando.

Resumiendo, las tres características que más me gustan de esta marca:

  1. Fabrican en Alemania, reduciendo así la contaminación producida por los habituales largos trayectos de transporte desde Asia, y de este modo asegurando que se cumplen los estándares de condiciones sociales de los trabajadores y protección del medio ambiente. Esto, que debería ser evidente, no lo es ni mucho menos cuando se fabrican en países como por ejemplo China.
  2. Apuestan por un producto de calidad que dure, ofreciendo la posibilidad de renovar la suela por 80 euros y alargar así su vida útil.
  3. Usan material reciclado para la fabricación de algunos de los componentes.

He de decir que todavía no he tenido la oportunidad de probar estas zapatillas y desconozco si están disponibles en España. Además, hay que tener en cuenta que su precio elevado responde, entre otras cosas, a que este producto está orientado a un mercado con clientes de alto poder adquisitivo como son los alemanes. Pero más allá de todo esto, el objetivo de este post es informar de que las cosas se pueden hacer de otra manera y de que ya hay empresas de productos deportivos que están buscando soluciones creativas para fabricar de una manera más localsostenible.

Y pienso ahora en empresas españolas que fabrican botas de montaña como Boreal, Bestard o Chiruca. A lo mejor se podían plantear, al igual que hace Lunge con sus zapatillas, ofrecer a los clientes la posibilidad de mandar las botas a fábrica, y por un precio razonable, cambiar las suelas desgastadas para poder seguir usándolas más tiempo…

Os dejo un vídeo (subtitulado en inglés) para que conozcáis un poco mejor esta marca:

 

Premio ECO en la Feria ISPO 2015: Hubber Helmet

El pasado mes de febrero se celebró en Múnich una nueva edición de la feria internacional de artículos deportivos y moda deportiva ISPO. Esta feria está considerada la más importante del mundo en el sector y en ella se presentan todas las tendencias y  novedades para la próxima temporada 2015/2016. Más de 2500 expositores de 50 países, en una superficie de 100.000 metros cuadrados, dan una idea de la dimensión del evento.

El premio al mejor producto ECO («ISPO Award ECO Achivement») se lo ha llevado este año el casco Hubber de la marca francesa Picture. Este galardón se otorga al artículo deportivo que combina simultáneamente excelentes prestaciones técnicas con los criterios más altos de sostenibilidad. El casco Hubber, concebido para ski y snowboard, es el primero completamente fabricado con productos naturales y reciclados.

 Los materiales que se han utilizado son:

– Para la estructura interior: espuma de poliuretano (gomaespuma), procedente del reciclaje de coches de una marca japonesa.

– Para la carcasa exterior: poliácido láctico, un termoplástico que se obtiene a partir de almidón de maiz.

Hubber Helmet

Cada vez hay más fabricantes de productos deportivos que aumentan su inversión en investigación y desarrollo, con el fin de conseguir productos más ecológicos sin que esto suponga una pérdida de prestaciones técnicas. Sin embargo, todavía queda mucho por hacer, como por ejemplo en cuanto a la sustitución de los productos químicos (PFCs) que se emplean para que la ropa «outdoor» sea impermeable y transpirable.

Greenpeace ha visitado este año la feria ISPO para ver qué marcas han dejado ya de utilizar los PFCs en sus productos, y en un artículo que han publicado, nos informan de que son las siguientes:

Fjallraven (Suecia)

Pyua (Alemania)

– Radys (Suiza)

Paramo (Inglaterra).

Clean Clothes Campaign

En el año 1989 fue fundada en Holanda la «Clean Clothes Campaign» (CCC) o «Campaña Ropa Limpia» como reacción a un escandaloso informe sobre las nefastas condiciones de trabajo de una empresa proveedora de la multinacional textil C&A. La CCC está activa en 16 países europeos y funciona como una plataforma de organizaciones, que aglutina el trabajo de muchas ONGs y asociaciones de consumidores.

El objetivo de la CCC es mejorar las condiciones de trabajo en la industria textil y de artículos deportivos, especialmente en países asiáticos como Bangladesh, Indonesia, Camboya, etc., que son los que actualmente cuentan con los grandes centros de producción.

La Campaña lucha especialmente por acabar con las nefastas condiciones laborales, los sueldos paupérrimos y la falta de derechos sociales básicos de los trabajadores. Las prioridades son: mejorar las medidas de seguridad en los centros de trabajo, y establecer un salario digno que permita vivir a los trabajadores sin tener que realizar constantemente horas extras para poder sobrevivir. Actualmente, en muchos de estos países asiáticos existe ya un salario mínimo legal, que desgraciadamente suele ser demasiado bajo debido a la política de competitividad reinante entre países, ya que los gobiernos luchan por acoger la producción de las grandes marcas de ropa.

Otro de los objetivos de la Campaña es informar a los consumidores de esta injusta realidad, en demasiadas ocasiones oculta tras las prendas de vestir y de deporte que compramos en Europa.

 Clean Clothes Campaign

El pasado mes de junio se presentó el estudio anual de marcas que anualmente publica la CCC y en en cual se analizan unas 50 empresas textiles. Las compañías reciben unos cuestionarios que tienen que rellenar y los resultados son valorados en 4 áreas que son consideradas como fundamentales para la introducción de un salario digno en los países de producción.

De las 6 marcas deportivas analizadas, lamentablemente ninguna obtiene el aprobado. La mejor valorada en este estudio es PUMA y la que obtiene la peor puntuación es Decathlon:

 – PUMA: 13 de 40 puntos. Han realizado unos primero pasos para la introducción de un salario digno, pero todavía no son convincentes.

– ADIDAS:  11 de 40 puntos. Han realizado unos primero pasos para la introducción de un salario digno, pero todavía no son convincentes.

NIKE: 8 de 40 puntos. Reconocen la necesidad de un salario digno para vivir, pero hacen poco para hacerlo realidad.

ASICS:  7 de 40 puntos. Reconocen la necesidad de un salario digno para vivir, pero hacen poco para hacerlo realidad.

New Balance: 6 de 40 puntos. Reconocen la necesidad de un salario digno para vivir, pero hacen poco para hacerlo realidad.

Decathlon: 4 de 40 puntos. No hacen prácticamente nada para introducir un salario digno.

La totalidad del estudio se puede leer aquí (inglés y alemán):  Firmen Check 2014Der Firmencheck!

La CCC nos hace una serie de propuestas, para que también nosotros nos activemos y participemos:

1) Infórmate: puedes seguir las últimas noticias y acciones de la Campaña en su página web o en facebook.

2) Alarga la vida útil de tus prendas de vestir: cambiarlas cuando ya no las queremos, o coserlas cuando se rompen, son algunas de las opciones que tenemos para alargar su duración. Para los más creativos/as queda la opción del  Upcycling .

3) Respalda con tu firma alguna de las acciones/denuncia de la Campaña.

5) ¡Pregunta!: cuando compres una prenda de vestir o artículo deportivo interésate en la tienda preguntando dónde ha sido fabricado o qué política de sostenibilidad tiene la empresa en cuestión.

El envejecimiento prematuro de las mochilas

Casi todas las mochilas que he tenido últimamente, pasados los primeros años de uso, han empezado a sufrir un fenómeno muy curioso. Como si se tratara de una quemadura solar en la piel, la capa interior ha comenzado a “despellejarse”.

El caso es que todas las cosas que transportaba en la mochila se iban llenando de unos molestos trocitos de plástico desprendido. Y digo plástico porque en realidad lo que se deshace es el revestimiento interior, el cual suele realizarse con PU (poliuretano), poliéster o PVC (Policloruro de Vinilo), y es colocado por el fabricante con el fin de conseguir un grado aceptable de impermeabilidad.

Mochila despellejada por dentro

Efecto del tiempo en el revestimiento interior

Que las mochilas de hoy en día sean parcialmente impermeables es sin duda un avance, el problema es que con el paso del tiempo la capa interna empieza a desprenderse y además de perder su capacidad de repeler al agua, nos obliga a tener que limpiar constantemente la mochila por dentro.

Hay que recordar que la mejor estrategia de sostenibilidad es usar un producto el mayor tiempo posible, y para ello su vida útil y el cuidado del mismo son los factores determinantes. Para mí está claro que las mochilas actuales no duran tanto como las que estaban fabricadas sin ningún tipo de recubrimiento impermeabilizante interno. ¿Tenían menos prestaciones? Sí, pero… ¿Es necesario que casi todas las mochilas vengan con el mencionado revestimiento y así con una vida útil acortada?

Recubrimiento interior mochila nueva

Así de bonito luce el recubrimiento interior de una mochila nueva, luego la cosa cambia

Distintas actividades, distintas soluciones

1) Las personas que practican senderismo (una mayoría), e incluso otras actividades de montaña que no sean especialmente técnicas, podrían utilizar mochilas que durarían más tiempo sin un recubrimiento impermeable interno. ¿Y qué pasa cuando llueve? Entonces se puede usar un cubre-mochilas, una capa de lluvia o incluso un paraguas.

2) Para los deportistas más exigentes que necesitan una alta impermeabilidad en sus mochilas con el fin de realizar las actividades en las mejores condiciones y con el menor peso posible, se podría aplicar un tratamiento impermeabilizante exterior en la mochila.

Por ejemplo, la marca sueca Fjäll Raven oferta actualmente mochilas sin revestimiento impermeabilizante interno a las que se les puede aplicar un tratamiento exterior impermeabilizante con cera y parafina. Además, ya hay tejidos como el Vinylon F (de la misma marca) que permite mantener una impermeabilización de la mochila sin el revestimiento interno, que con el tiempo se deshará, y por lo tanto sin merma de la vida útil de la misma.

Cera para tratamiento exterior

Cera de la marca Fjäll Raven para el tratamiento impermeabilizante exterior

3) El recubrimiento interno (normalmente incluso de doble capa externo e interno) quedaría entonces para los deportes como el piragüismo o el barranquismo, donde una impermeabilidad extrema es fundamental.

Evitar el PVC y los ftalatos

El PVC es un material plástico que por su resistencia al desgarre y su impermeabilidad tiene múltiples aplicaciones en el material deportivo de montaña. Sirve para fabricar alforjas de bici, mochilas de barrancos e incluso para recubrir la zona destinada al transporte de crampones y raquetas. El PVC es un material duro, y para poder hacerlo flexible de manera que se pueda utilizar en la fabricación de estos productos, se suelen utilizar unos compuestos químicos llamados ftalatos. Algunas de estas sustancias son tan contaminantes y tóxicas que han sido incluidas en la “lista de sustancias extremadamente preocupantes” de la normativa REACH de la Unión Europea.

Ya hay empresas de montaña como Vaude que han empezado a sustituir el PVC de sus productos por poliuretano, y además han anunciado que van a eliminar totalmente su uso en la fabricación a partir de 2015. Cada vez hay más marcas que publicitan sus mochilas y bolsas junto con un “PVC free” e incluso el gigante North Face ya ha cambiado el PVC de algunos de sus artículos por un “TPE laminado sin ftalatos”.

Esperemos que todos los fabricantes de material de montaña sustituyan lo antes posible el uso del PVC y de los ftalatos por una alternativa más ecológica de las ya disponibles. Conjugar el máximo de prestaciones de un producto con durabilidad y sostenibilidad es el reto más vigente para los fabricantes de material técnico de montaña.

Tarjeta roja para las marcas deportivas

Greenpeace acaba de publicar un estudio sobre artículos deportivos fabricados por las  marcas Adidas, Nike y Puma con motivo del Campeonato del Mundo de Fútbol 2014. Entre los productos analizados encontramos 21 pares de botas de fútbol, 7 camisetas, 4 pares de guantes de portero y el balón oficial del campeonato.

Fútbol

Photo credit: ·tlc∙ via photopin cc

Los resultados presentados confirman que las grandes marcas deportivas siguen usando varias sustancias químicas peligrosas como PFCs, NPEs y ftalatos en la producción de sus artículos. La utilización de estos compuestos químicos  durante la fabricación de la  ropa y material deportivo tiene como principal consecuencia la contaminación del agua en los países fabricantes (principalmente China e Indonesia).

Esta nueva investigación de Greenpeace pone de manifiesto la necesidad urgente de que las grandes compañías deportivas se comprometan realmente con la protección del medio ambiente, estableciendo planes concretos para la eliminación de todas las sustancias peligrosas de sus cadenas de producción.

Tanto Adidas como Nike tienen previsto hacer un negocio multimillonario este año gracias al Mundial de Fútbol y es lamentable que todavía no hayan asumido su correspondiente  responsabilidad en la protección del medio ambiente. Falta transparencia y compromiso, sobra el greenwashing y las campañas publicitarias de «lavado de cara».

Documento completo de la investigación de Greenpeace.

 

Material de Montaña y Sostenibilidad

Nueva colaboración con la revista Desnivel en el mes de mayo. En esta ocasión con un artículo técnico que aborda la problemática del uso del PVC y de ftalatos en la fabricación de mochilas de montaña, así como el prematuro desgaste que sufre el recubrimiento interior plástico con el que actualmente se fabrican la mayoría de ellas.

Revista Desnivel nº 335 mayo 2014

Revista Desnivel nº 335 mayo 2014

 

Artículo en la revista DESNIVEL

En la revista Desnivel nº 333 del mes de Marzo han publicado un artículo  sobre «Ropa de Montaña Sostenible» en el cual abordo la problemática existente sobre la utilización de algunos productos químicos muy contaminantes para la elaboración de la ropa técnica de montaña.

Motivado por los resultados de una investigación de Greenpeace en Alemania, escribí hace unos meses la entrada «Ropa de montaña: una cuestión de química» que lleva ya más de 700 visitas. Gracias al interés de la prestigiosa revista Desnivel por este tema, puedo ahora publicar este artículo actualizado en versión papel.

¡Espero que os guste!

Portada revista Desnivel nº 333

Portada revista Desnivel nº 333

Premio ECO en la Feria ISPO 2014

El pasado fin de semana se celebró en Múnich una nueva edición de la feria internacional de artículos deportivos y moda deportiva (ISPO). Esta feria está considerada la más importante del mundo en el sector y se viene celebrando desde el año 1970.

Una de las actividades más interesantes de la feria es la entrega anual de premios a los mejores artículos deportivos. Hoy os quiero hablar de la marca que ha ganado este año el «ISPO Award ECO Achivement» que viene a ser el premio al artículo deportivo que combina simultáneamente excelentes prestaciones técnicas con los criterios más altos de sostenibilidad. Este año el galardón ha recaído en la marca sueca Houdini Sportswear por su producto «Bedrock Pants».

bedrock-stor_5553

¿Por qué le han dado el premio a estos pantalones técnicos? pues en mi opinión, este producto pensado para los aficionados al esquí y a la montaña invernal, destaca por lo siguiente: el uso de material reciclado y reciclable en su fabricación, y una membrana interna libre de PFCs.

La membrana (a la que le han puesto el nombre de «Atmos») es impermeable, transpirable y completamente reciclable. Está fabricada con poliéster, a diferencia de la tradicional membrana de Gore-Tex fabricada con PTFE expandido, lo cual hace que no sea necesario ningún tipo de PFC durante su elaboración. Además, como no tiene microporos como el Gore-Tex, en principio la suciedad no los puede «taponar» y reducir así su eficacia. Es también una membrana «activa» lo que supone que cuanta mayor sea la diferencia de temperatura entre el exterior y el interior, más rápido evacúa el agua del sudor producido.

El producto está fabricado según el principio «Cradle to cradle», que es una estrategia muy interesante de producción sostenible centrada en no generar basura, usando para ello material reciclado que cuando termine su vida útil volverá a ser reciclado.

Me parece muy acertado el comentario que la empresa Houdini hace en su web, diciendo que la nueva revolución en el outdoor no está en mejorar las prestaciones técnicas de los productos (ya de por sí muy altas), sino en el empleo de tecnologías sostenibles de fabricación, y en su demanda por parte de los usuarios.  Sin duda hay varias empresas que ya han iniciado este cambio, como por ejemplo la alemana PYUA que fue la ganadora de este mismo premio en la edición del 2013, con su chaqueta «Respire» (también con membrana interna de poliéster).

10124-101_Respire-Y_J_black_1ZB_Award_785

«Vallitas» de atletismo con cajas de cartón

La reutilización es una de las estrategias de sostenibilidad más usadas para lograr la reducción de basura generada y el ahorro de nuevas materias primas. Consiste en volver a usar un determinado producto para darle una segunda vida, con el mismo uso u otro diferente. Hoy os traigo una propuesta concreta que utilizo con mis alumnos más jóvenes durante las clases de atletismo. Aunque la idea no es nueva, porque muchos entrenadores emplean este material desde hace años en sus sesiones, me ha parecido interesante dedicarle una entrada en este blog.

Se trata de reutilizar cajas de cartón (las que usan para los plátanos en el supermercado, por ejemplo) como vallitas de atletismo. Al ser un material blando no hacen daño (antes se rompen) y podemos usarlas en horizontal (como en la foto) o con un poco más de altura en vertical. Además, las medidas son ideales para la iniciación de ejercicios de coordinación, de ritmo y de paso de vallas a partir de 6 años.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Balones de fútbol y comercio justo

En el último número de la revista alemana Enorm (4/2013) aparece en la página 43 un interesante artículo sobre balones de fútbol. Algunas de las informaciones resultan chocantes:

(traducido del alemán)

«El actual balón utilizado en la primera división de la Bundesliga (liga alemana de fútbol profesional) cuesta aproximadamente 130 euros en las tiendas, de los cuales unos 40 céntimos es lo que recibe la trabajadora en la fábrica. Para la fabricación de estos balones cosidos a mano, se requieren unas 3 horas de trabajo. Aproximadamente un 70% de los balones hechos a mano son realizados en la ciudad de Sialkot al Noreste de Pakistán. La FIFA controla la forma, el tamaño, el peso y el material de los balones. Criterios como un salario justo en la fabricación no son tenidos en cuenta.»

El próximo año se celebra en Brasil el Campeonato del Mundo de fútbol y según los pronósticos, se venderán millones de balones de fútbol en todo el mundo. Una parte importante del deporte sostenible son los artículos deportivos que durante la práctica deportiva utilizamos. ¿Dónde son producidos? ¿En qué condiciones son fabricados? Como sabemos, hoy en día la mayor parte de las prendas y de los artículos deportivos proceden de China y Bangladesh, donde la mano de obra es muy barata y los estándares sociales de los trabajadores, de seguridad en el trabajo y de contaminación del medio ambiente, prácticamente inexistentes.

En este caso particular que nos ocupa con los balones de fútbol, tenemos una interesante alternativa: los balones de comercio justo. Los llamados productos de comercio justo tienen que cumplir unos requisitos para poder recibir esta certificación:

Nazra, TransFair e.V. Fairtrade-Bälle

Nazra, TransFair e.V. Fairtrade-Bälle

– Precios justos y estables para cubrir los costes de una producción sostenible.

– Contratos de larga duración.

– Premium Fairtrade: inversión extra que recibe la organización de productores o de la plantación, para proyectos sociales y económicos, que ellos deciden de forma democrática.

– Derechos de los trabajadores: se protegen los derechos básicos tal y como establece la Organización Internacional del Trabajo, sobre salud, seguridad, libertad de reunión, así como la prohibición del trabajo infantil, la esclavitud o la discriminación.

Más información sobre los balones de comercio justo: aquí.

Balones de comercio justo marca GEPA

Balón de comercio justo en Eroski marca Romester.

TransFair e.V. Fairtrade-Bälle

TransFair e.V. Fairtrade-Bälle