Compromiso de la empresa GORE para eliminar los PFCs de sus tejidos

Tal y como informa  la edición digital de la revista DESNIVEL en esta noticia, por fin hay un compromiso en firme por parte de la empresa americana GORE (fabricantes de la archiconocida membrana Gore-Tex) para eliminar los productos químicos contaminantes “PFCs” de su cadena de producción. Esta es la buena noticia, la no tan buena es que la fecha que se han marcado para cumplir este objetivo es el año 2023.

Hace casi 4 años, inspirado por el entonces novedoso informe de Greenpeace en Alemania, publiqué en este mismo blog el artículo “Ropa de montaña: una cuestión de química”, en el cual denunciaba el uso de sustancias químicas contaminantes en la fabricación del material técnico de montaña (principalmente en chaquetas, pantalones, botas y guantes). Los análisis de Greenpeace habían demostrado que las sustancias químicas “PFCs”, empleadas para conseguir tejidos impermeables y transpirables, tenían peligrosas consecuencias para el medio ambiente debido a sus peculiares propiedades. Hasta entonces, los PFCs se estaban usando de manera masiva en la fabricación de material Outdoor, concretamente para la elaboración de la membrana interna impermeable y para los tratamientos repelentes de la superficie en ropa y calzado.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En los últimos años, gracias a la presión mediática y a una creciente conciencia medioambiental por parte del consumidor, las marcas se han visto obligadas a tomar cartas en el asunto. Algunas de ellas ya fabrican sus productos completamente libres de PFCs, como  FjallravenPyua RadysRotauf y Paramo. Membrana impermeable sin PFCs ofrece desde hace años la empresa Sympatex, y tratamiento repelente exterior los británicos de Nikwax. Sin embargo, la multinacional GORE había estado alegando hasta ahora, que sin el uso de PFCs no se podían conseguir los estándares de calidad que ellos perseguían en cuanto a repelencia al agua y al aceite de sus tejidos, y que por eso “tenían” que seguir usándolos.

Sin duda es una buena noticia, que confirma que cuanto más y mejor informados están los consumidores, más presión tienen las marcas para fabricar de manera sostenible. Así mismo, el papel de organizaciones independientes como Greenpeace y el de los medios (revistas, blogs, etc.) es fundamental para denunciar malas prácticas, concienciar  a los usuarios y motivar a las empresas para mejorar cada día.

 

Ceras ecológicas para esquiar

Ahora que estamos en plena temporada invernal, es el momento de disfrutar de la nieve con deportes sostenibles como son el esquí de montaña y el esquí de fondo. Tener los esquís bien encerados es fundamental para poder deslizarse adecuadamente, o bien para “agarrar” la nieve en el caso del esquí de fondo clásico, y así aumentar las prestaciones y la diversión de la experiencia.

Hay dos tipos de encerado:

  • Encerado en frío: dura muy poco, apenas unas bajadas, ya que la cera no se introduce bien en la suela del esquí/tabla, y el rozamiento con la nieve la desprende rápidamente. Se utilizan para momentos puntuales y las suelen vender en envases con aplicador, como la crema para los zapatos.
  • Encerado en caliente: se utilizan unas ceras sólidas (en bloque o en polvo) y por eso hace falta una plancha que nos permita deshacerlas con ayuda del calor, para así poder aplicarlas adecuadamente. Es un encerado que dura mucho más y que hidrata profundamente el material, ya que la cera penetra mejor en la suela.

Como habéis visto, las ceras que necesitamos para encerar “en frío” o para encerar “en caliente” son diferentes, y dentro de estas dos categorías también hay una amplia variedad de ceras para los distintos tipos de nieve que nos podemos encontrar: desde nieve polvo muy fría (-15 hasta -30ºC), hasta nieves más húmedas y con más temperatura( -5 a 0ºC).

Ceras NZero

Quizás os hayáis preguntado alguna vez de qué material están hechas estas ceras. Pues bien, resulta que la gran mayoría de ellas se fabrican con Parafina, un derivado del petróleo, y con mucha frecuencia se les añaden aditivos como el flúor, para que repelan mejor al agua. Actualmente encontramos incluso ceras “altamente fluoradas”, que en un principio se usaban sólo en competición, pero que con el tiempo han llegado al gran público. Por desgracia, el añadido de flúor se consigue gracias a los perfluorocarbonos o PFCs. Los PFCs son una familia de compuestos químicos que  debido a sus enlaces de carbono y flúor, tienen unas propiedades físicas muy peculiares (impermeables, antiadherentes, ignífugos, etc.). Lamentablemente, estos enlaces químicos son tan estables que apenas resultan biodegradables, lo que los convierten en unos potentes y peligrosos contaminantes.

Ya hemos comentado que al esquiar se va desprendiendo la cera y se va depositando en la nieve. En cuanto las altas temperaturas provocan el deshielo, esos restos de cera se juntan con el agua y pasan a formar parte de las aguas subterráneas o de los ríos.  Ahora imaginaros lo que pasa con la calidad del agua que estos ríos transportan a nuestras casas, si los miles de esquiadores que cada invierno se deslizan por las pistas utilizan unas ceras que contienen productos contaminantes como los PFCs, que son bioacumulables y apenas biodegradables. Aunque apenas se dejen unos gramos de cera en cada visita, tenemos que tener en cuenta que al año en el mundo se producen más de 300 millones de visitas a estaciones de esquí.  No es por tanto de extrañar, que Greenpeace en su último estudio haya encontrado restos de PFCs en las “zonas más remotas” de la tierra.

El otro grave problema que nos encontramos con estas ceras fluoradas lo padecen especialmente los profesionales del esquí que se pasan horas encerando y cuidando del material. Resulta que el vapor de flúor es tóxico, y los que hayáis probado a encerar en caliente con una plancha, habréis tenido la experiencia de ver cómo se liberan unos vapores durante el proceso, que no huelen especialmente bien. Usar mascarilla, protegerse los ojos y estar en un lugar muy bien ventilado es fundamental para trabajar con este tipo de ceras, pero aún así, esto no garantiza la protección total de la salud como varios estudios* han advertido.

Pero no todo son malas noticias, porque por suerte ya tenemos alternativas más ecológicas. Una empresa catalana con el nombre de NZero nos ofrece unas ceras fabricadas con extractos vegetales, libres de parafina y de PFCs.

Productos NZero

Las características de estas ceras “ECO”, según el fabricante, son:

  • 100% ceras vegetales: Todas las ceras están hechas con ingredientes 100% naturales. La base es una mezcla de soja, maíz y extractos naturales,  sin el añadido de aditivos tóxicos.
  • 0% parafinas y fluorados: estos productos están 100% libres de hidrocarburos, parafinas y otros contaminantes.
  • 0% humos y vapores tóxicos: al encerar en caliente producen menos emisiones, y las mismas no son tóxicas.

Enhorabuena a NZero por esta innovación, que no sólo cuida nuestro material, sino también el medio ambiente y nuestra salud. Más información sobre esta empresa aquí

*Para ampliar información sobre el tema, os dejo aquí un interesante artículo en inglés.

 

 

 

 

Ropa de montaña: una cuestión de química

Durante la búsqueda de información para el anterior artículo de este Blog, hubo un dato que encontré en varias ocasiones y que consiguió despertar mi curiosidad: la utilización generalizada de los Perfluorocarbonos (PFCs) en la fabricación de material técnico de montaña. Pero… ¿Qué son los PFCs? ¿Para qué sirven? ¿Por qué los utilizan las empresas de material de montaña? ¿Qué consecuencias tienen sobre el medio ambiente? Con la intención de arrojar un poco de luz sobre este asunto, trataré de responder a estas y a otras preguntas en las próximas líneas.

En noviembre de 2012 Greenpeace publicó un informe en Alemania (“Chemie für jedes Wetter” – Literalmente: “Química para todo tiempo”) donde denunciaba el uso generalizado de estas peligrosas sustancias químicas llamadas PFCs en el proceso de elaboración de la ropa de montaña. Empresas líderes del sector como North Face, Jack Wolfskin, Patagonia, Marmot, Vaude, etc. siguen usando en mayor o menor medida los PFCs.

Los PFCs son una familia de compuestos químicos que  debido a sus enlaces de carbono y flúor, tienen unas propiedades físicas muy peculiares (impermeables, antiadherentes, ignífugos, etc.). Lamentablemente, estos enlaces químicos son tan estables que apenas resultan biodegradables, lo que los convierten en unos potentes y peligrosos contaminantes.

En la fabricación de la ropa técnica de montaña se utilizan principalmente de dos maneras:

    1. Para la elaboración de la membrana interna impermeable. Gracias a su estructura microporosa, esta membrana producida con PFCs es resistente al agua y transpirable. La  más famosa es el Gore-Tex, fabricada con un fluoropolímero (PTFE), más conocido como Teflón.
    2. Para el “Durable Water Repellent” o tratamiento repelente de la superficie del tejido. Las chaquetas técnicas de hoy en día son resistentes al agua e incluso a las manchas de aceite y grasa. Esto lo consiguen gracias a un tratamiento exterior realizado con PFCs, que es el que logra que las gotas de agua resbalen por la superficie como si fueran perlas. El objetivo de este tratamiento es evitar la saturación de agua de la capa externa, que provoca un descenso de la capacidad de transpiración de la prenda.

(Foto: mi vieja chaqueta todavía conserva el tratamiento impermeabilizante exterior).

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

PROBLEMÁTICA

Greenpeace denuncia en su informe que durante la fabricación del material textil técnico, y con la ya mencionada utilización de los PFCs durante la cadena de producción, las fábricas vierten al medio ambiente (principalmente al agua) estos compuestos. Al ser apenas biodegradables e incluso acumulables en el cuerpo humano (bioacumulables), se detectan en muestras de sangre en todo el mundo, e incluso hasta en los hielos polares. Algunos estudios recientes en humanos han demostrado su implicación directa en daños al sistema inmunológico e incluso en una mayor incidencia de cáncer, ya que pueden afectar al sistema hormonal. En esta web de la empresa Nikwax  encontraréis una información más detallada sobre este tema, que incluye las referencias a diferentes estudios realizados.

Los PFOS (un tipo de PFCs, ver glosario al final), están prohibidos en la Unión Europea desde 2008, aunque con excepciones (el sector textil es una). En Estados Unidos no está prohibido su uso, aunque sí está regulada la concentración máxima de estas sustancias químicas en el agua potable. La “Enviromental Protection Agency” (EPA) dice en su informe de Mayo de 2012 que faltan más estudios que confirmen con certeza los posibles efectos adversos en humanos (la mayoría de estudios lo han demostrado en animales) y que para determinados usos muy técnicos, según indican, todavía no hay alternativas reales. De lo que no deja ninguna duda la EPA es de que se acumulan en el cuerpo humano, donde según informan pueden estar hasta 4 años. (Documento completo de la EPA sobre este tema en inglés, Marzo 2014)

ALTERNATIVAS

Hoy en día, ya tenemos alternativas en el mercado libres de PFCs y de prestaciones similares. La alternativa a la membrana PTFE (Gore-Tex) es la membrana de poliéster (por ejemplo Sympatex). La empresa Jack Wolfskin también ha desarrollado su propia membrana impermeable de poliuretano libre de PFCs: Texapore (aunque siguen usando PFCs para el DWR). Para el tratamiento exterior impermeable libre de PFCs, ya tenemos productos de empresas como Nikwax, Purtex o Schöeller.

Actualización noviembre 2017: las siguientes marcas han dejado de utilizar completamente los PFCsFjällräven (Suecia), Pyua (Alemania), R’Adys (Suiza), Rotauf (Suiza), Dannah (Inglaterra) y Paramo (Inglaterra).

RESUMEN

Este es un tema muy complejo en el que lo único que está claro es que falta transparencia y sobra hipocresía. Muchas de las empresas de artículos deportivos de montaña venden una imagen idílica de deportistas con su material en entornos naturales de gran valor ecológico, mientras que en los procesos de fabricación de estas mismas prendas se contamina gravemente de manera sistemática. Por eso, entre otras razones (costes, etc.), la mayor parte de la producción se realiza en países como China o Bangladesh, donde los estándares medioambientales son muy bajos en comparación con la Unión Europea.

Por otra parte, sería injusto no reconocer que muchas empresas están haciendo esfuerzos para producir más ecológicamente. Por ejemplo, Vaude ya sólo utiliza membranas impermeables de poliéster (Sympatex) y los productos repelentes e impermeabilizantes de Nikwax son todos libres de PFCs. En cualquier caso, pienso que se deberían tomar las siguientes medidas:

      1. Aumentar la información. Las empresas de outdoor deberían ser más transparentes, comprometerse seriamente con la protección del medio ambiente a través de una producción lo más sostenible posible e informar públicamente (por ejemplo en su web) de su postura ante la utilización de los PFCs y de otros contaminantes que puedan afectar a la cadena de producción.
      2. Sustituir progresivamente todos los productos que contengan PFCs por una alternativa más ecológica. Como se ha visto, ya existen otras opciones menos perjudiciales para la naturaleza y con productos que no se acumulan en el cuerpo humano.
      3. Como usuarios: usar las prendas técnicas el mayor tiempo posible es fundamental. Antes de comprar, pensar el uso que le vamos a dar (subir al Everest o pasear al perro por el parque) porque quizás no necesitemos una prenda tan técnica. Informarnos activamente y apoyar a las empresas que más se comprometen con la protección de la naturaleza.

GLOSARIO para perderse lo menos posible…

Fluorocarbonos: compuestos químicos con enlaces carbono-flúor. Los PFCs (Perfluorocarbonos) forman parte de esta familia. Los CFCs (Clorofluoroarbonos) también forman parte de esta gran familia de compuestos, inicialmente se usaban como refrigerantes en las neveras, pero cuando se demostró que destruían la capa de ozono, fueron prohibidos por el protocolo de Montreal.

Perfluorocarbonos (PFCs): familia de compuestos perfluorados, en los cuales han sido sustituidos los átomos de hidrógeno por flúor. Forman parte de estos compuestos los PFOA, los PFOS, los PFHxA, los fluoropolímeros, etc.

Perfluoroctano (PFO): encontramos de dos tipos, el PFOA y el PFOS. Usados ampliamente para el DWR (“Durable Water Repellent”) o tratamiento exterior de las prendas técnicas. El PFOS (Sulfonato de Perfluoroctano) es un compuesto muy poco degradable y bioacumulable. Dada su peligrosidad está prohibido en la Unión Europea desde 2008, pero con excepciones. En la industria textil, por ejemplo, se permite su empleo desde 2009 en hasta 1μg por metro cuadrado de tejido (Convención de Estocolmo). Por el contrario, el uso del PFOA no ha sido todavía regulado.

Perfluorohexano (PFHxA): de cadena más corta que el PFO (6 carbonos en lugar de 8) es utilizado para el DWR por varios fabricantes de prendas de montaña con el fin de sustituir a los controvertidos y peligrosos PFOs. Sin embargo, hay estudios que también apuntan a que son igualmente peligrosos y contaminantes.

Fluoropolímeros: el más utilizado por la industria del Outdoor es el Teflón o Tetrafluoretileno (PTFE), usado para fabricar la membrana impermeable de la mundialmente conocida marca comercial Gore-Tex. La empresa Gore, que se encarga de su comercialización, se justifica en su página web:

“Ningún proceso de fabricación está totalmente libre de emisiones e impacto medioambiental; sin embargo, la división textil de W. L. Gore & Associates realiza esfuerzos importantes para minimizar el efecto de nuestros procesos de fabricación en el medio ambiente”.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Si bien es cierto que en toda fabricación hay un impacto ambiental, no es menos cierto que hoy en día ya existen alternativas más ecológicas y menos contaminantes que el uso de los PFCs, y esto es algo que la empresa Gore debería empezar a tomar en consideración. No quiero dejar de recordar lo ocurrido con las sartenes: hace unos años el teflón era fantástico porque impedía que se pegase la comida y ahora resulta que estas sartenes son peligrosas porque a determinadas temperaturas y según las condiciones, liberan sustancias que pueden ser cancerígenas. Actualización febrero 2014: el pasado mes de diciembre, la empresa Gore emitió un comunicado diciendo que ha dejado de utilizar el PFOA en la producción de su membrana PTFE. Lamentablemente, siguen utilizando PFHxA. Actualización febrero 2017: la empresa GORE se ha comprometido a eliminar todos los PFCs de su cadena de producción en un programa de dos fases que concluye en el año 2023.

Poliéster: material derivado del petróleo, lo cual no es ideal al ser este un recurso natural limitado, pero permite reciclar el producto y no utiliza PFCs. Una membrana impermeable realizada con poliéster es la comercializada por Sympatex.

Si te ha gustado este artículo no dudes en compartirlo, dejar algún comentario, o clicar en “me gusta”… ¡Gracias!

FUENTES

    1. “Chemie für jedes Wetter” – Greenpeace Deutschland, Octubre 2012
    2. Fluorocarbonos – Nikwax.
    3. „Vier Wochen danach: Was bleibt von der Greenpeace Detox-Campaign?“ – Blog Gut Gerüstet von Jan-Christoph Rudowicz.
    4. Emerging Contaminants Fact Sheet – PFOS ans PFOA – United States Enviromental Protection Agency (May 2012).
    5. Wikipedia para el resumen del glosario.