ISPO 2018: premios ECO y lucha contra el microplástico

Un año más nos hemos pasado por la ISPO celebrada en Múnich para ver las últimas novedades del sector.

Coincidiendo con esta feria, se han cumplido 5 años desde que empecé a escribir este blog y la versión alemana del mismo. Es un “cumpleaños” importante, porque las estadísticas dicen que la mayoría de los blogs se abandonan en el transcurso del primer año de existencia, así que hay motivos para celebrarlo 🙂

Unos meses después del nacimiento de esta web, concretamente en agosto de 2013, publiqué el post que sigue siendo el más visitado de todos: “Ropa de montaña: una cuestión de química”.

El detonante para que escribiera este artículo, que también fue publicado por la revista Desnivel, fue una campaña que había iniciado Greenpeace en 2012 contra los PFCs y su masiva utilización en la ropa de montaña.

Cuento esto, porque en aquel entonces casi ninguna marca de “outdoor” estaba comprometida con el tema, y este año he podido comprobar con gran satisfacción, que muchos de los fabricantes están en proceso de eliminación de estos contaminantes, o incluso ya han conseguido dejar de utilizarlos completamente.

Todavía queda por bastante por hacer, pero estamos en el buen camino.

Cada vez hay más marcas que ya no usan PFCs

Para mí, esta edición de la ISPO será el punto de partida de una nueva batalla ecológica en la fabricación de la ropa de outdoor: la lucha conta el microplástico.

Poco a poco se empieza a ser consciente de un nuevo problema que hasta ahora era apenas conocido. Como os expliqué en este post del año pasado, hoy en día la mayoría de la ropa de montaña está fabricada con poliéster, que en muchas ocasiones proviene del reciclado de botellas de plástico.

El problema es que cada vez que  lavamos estas prendas sintéticas, se desprenden hilos de plástico muy pequeños (microfibras), que va a parar directamente a la red de agua. Al tener menos de 1 mm de tamaño, parece ser que superan los filtros habituales y acaban llegando al mar.

¿Qué podemos hacer para evitar este problema?

  • Comprar preferentemente ropa fabricada con fibra natural: algodón, lana, etc. Los alemanes de Vaude acaban de anunciar que para combatir este problema van a empezar a usar Tencel © (una fibra natural derivada de la celulosa) en la fabricación de chaquetas de su colección Green Shape, en sustitución de las habituales fibras sintéticas.

Nueva campaña de Vaude: “Evitamos microplástico en el mar” –

  • Comprar ropa que haya sido tratada con el sistema de Polygiene en la fabricación. Este tratamiento, aplicado en la última fase de elaboración del producto, reduce mucho los malos olores producidos por el sudor, y hace que no sea necesario lavar la ropa con tanta frecuencia. Se lava menos, pero se airea más. Marcas Como Patagonia o Trangoworld aplican este acabado en alguna de sus prendas.

Steve Richardson de la empresa Polygiene ofreció una magnífica conferencia. Según explicó, en cada lavado se pierden hasta 2 gramos de tejido en un forro polar. Suponiendo que lo lavemos una vez a la semana durante un año, perderemos 20% de las fibras del mismo transcurridos los 12 meses. Ampliar foto.

  • Utilizar una bolsa de lavado con malla muy pequeña para nuestras prendas de tejido sintético. La marca alemana Langbrett, que por cierto importa su lana del Pirineo, ha puesto en marcha una excelente iniciativa contra el microplástico, con el nombre de “Guppyfriend”. Más información aquí.

Bolsas de lavado para tejidos sintéticos que recogen las fibras desprendidas.

A continuación os adjunto unas fotos con los premios a los mejores productos ECO (“Eco Responsibility Award”) de este año, y con otras curiosidades que nos hemos encontrado en la feria:

Premio “ECO Achivement Apparel:  Röjk Superwear

El premio “ECO Achivement Apparel” (vestimenta) se lo han llevado los suecos de Röjk Superwear. Como siempre, las marcas nórdicas en la vanguardia de la sosteniblidad.

Premio ECO Achivement Hardware: Grwon

Los suizos de Grown se han llevado el premio “ECO Achivement Hardware” con unos preciosos esquís. Más información sobre esta interesante marca aquí

Premio ECO Achivement Brand: Vaude

Vaude se llevó un merecido premio “ECO Achivement Brand”, ya que esta empresa familiar alemana, capitaneada por la carismática Antje von Dewitz, ha hecho de la sosteniblidad su valor y estrategia más importante.

Stand de la marca NZero junto a una tabla de la marca Bextremeboards

En la zona que la ISPO organiza para presentar ejemplos de sostenibilidad, nos encontramos con tres marcas españolas, ya habituales en esta feria:

  • NZERO, ganadora del premio ECO Achivement Accessories” en la edición del 2017, volvió a estar presente con sus ceras de esquiar libres de parafinas y fluorados. Más información aquí

  • Entrophy Resins EU: venden unos pegamentos que permiten fijar y posteriormente desmontar fácilmente todas las piezas, de por ejemplo unos esquís, para facilitar su reutilización.
  • Bextremeboards: ofrecen “eco-boards”

Pantalones de la marca Ternua

Entre las marcas de ropa de montaña españolas, Ternua es la que lidera el ránking de sosteniblidad.

Bicicletas de My Esel

Preciosas bicicletas con marco de madera de la marca austriaca My Esel (“mi burro:) Fueron galardonados con el “ISPO Brandnew”.

Cork Traction Pad de ecoProd

Máxima creatividad de los portugueses de ecoPro: utilizan los restos del corcho sobrante del troquelado de tapones de botellas, para fabricar la superficie antideslizante de las tablas de surf. Lo han bautizado con el nombre de “Cork Traction Pad”. Genial.

Uno de los carteles de los maestros de la comunicación de Patagonia

Divertida publicidad de The North Face

Zero Waste!

Si te ha gustado este artículo, no dudes en suscribirte. Gracias por dejar vuestros comentarios, dudas o preguntas aquí debajo. Ah! y gracias por compartirlo 😉

Primer estadio con certificado de sostenibilidad LEED-Platino

El nuevo estadio Mercedes-Benz de Atlanta es la primera instalación deportiva del mundo que ha conseguido, gracias a las medidas que se han aplicado durante su construcción, la prestigiosa certificación de sostenibilidad LEED-Platino.

¿Qué es la certificación LEED?
LEED (Leadership in Energy & Environmental Design) es un sistema americano de certificación de edificios, que evalúa parámetros de sostenibilidad como la eficiencia energética, el consumo del agua, el uso de energías renovables, la selección de materiales, la ubicación, etc. Según el número de puntos obtenidos, sobre un máximo de 100, el edificio obtiene alguna de las siguientes certificaciones:

40 a 49 puntos – LEED Certified (Certificado)
50 a 59 puntos – LEED Silver (Plata)
60 a 79 puntos – LEED Gold (Oro)
80 o más puntos – LEED Platinum (Platino)

Para conseguir los 88 puntos que finalmente obtuvo este estadio, fue necesaria una inversión de 1600 millones de dólares.

nachhaltiges stadion atlanta nachhaltiger sport

Las principales medidas implementadas fueron:

  • Iluminación eficiente: el estadio cuenta con una iluminación LED que reduce en hasta un 60 % el consumo con respecto a los sistemas de iluminación tradicionales.
  • Energías renovables: se instalaron 4000 placas solares fotovoltaicas para cubrir las necesidades energéticas del estadio.
  • Gestión del agua: gracias a los sistemas de ahorro puestos en marcha, el estadio consume un 47% menos de agua sobre los valores estándares de referencia. Además, la instalación tiene la capacidad de recoger hasta 7500m³ de agua de lluvia.
  • Movilidad: en aras de promover una movilidad sostenible, se han habilitado  plazas de aparcamiento para coches eléctricos y existe un servicio de alquiler de bicicletas durante los eventos.

¿Cuál piensas que es el estadio más “sostenible” de España, teniendo en cuenta criterios como los expuestos en este artículo? Puedes dejar tu comentario abajo.

Fuentes: http://mercedesbenzstadium.com/ y Wikipedia

Heldenmarkt en Berlin

El pasado fin de semana estuvimos en el Heldenmarkt (“mercado de héroes”) en Berlin. En esta feria anual se presentan todo tipo de productos y servicios “sostenibles”: desde bancos como Triodos, GLS, Umweltbank, hasta empresas de café ecológico y de comercio justo, pasando por ropa, cremas e incluso coches eléctricos para compartir.

Además de la clásica presentación de productos, de forma paralela se desarrolla un programa de charlas y talleres. He escrito esta entrada en el blog, porque os quiero hablar de una de las conferencias en las que estuve.

Letrero del “mercado de héroes”

La charla que os comento fue conducida por Michael Kopatz, autor del libro “Ökoroutine” (rutina ecológica), en el cual defiende la idea de que para avanzar hacia una sociedad más sostenible, hay que dirigirse a “cambiar las estructuras y no a las personas”. El fundamento de esta propuesta reside en el hecho de que para la mayoría de las personas y para las empresas, es muy difícil cambiar de manera espontánea de costumbres, sobre todo, si ello implica algún tipo de molestia, incomodidad o desventaja. Resulta todavía más difícil cuando tenemos la percepción de que es muy probable que los demás sigan actuando como hasta ahora. Colectivamente queremos proteger más el clima, individualmente nos cuesta dar el primer paso.

Ejemplo: ¿por qué he de volar en avión mucho menos, aunque sea muy contaminante, si los demás van a seguir volando igual o más? Sería más realista no aumentar más el número de despegues y aterrizajes de un aeropuerto, o no construir una segunda o tercera pista, si decidimos que es necesario no seguir aumentando el tráfico aéreo para cumplir los compromisos climáticos. Siguiendo con un ejemplo de transporte: es más efectivo que algunas ciudades europeas ya hayan anunciado que la circulación de coches diésel en sus calles estará prohibida a partir de una determinada fecha en los próximos años, que esperar a que la industria automovilística deje de fabricar los coches diésel de manera voluntaria. Inclusos algunos países como Noruega, quieren prohibir la venta de vehículos con motores diésel y gasolina a partir de 2025.

Según Kopatz, los estándares de la Union Europea han conseguido que en muchos ámbitos se hayan producido cambios, que por sí solos y de manera voluntaria, las empresas nunca hubieran realizado. Por ejemplo: muchos aparatos electrónicos, cuando aparentemente estaban apagados, consumían en el modo “stand-by” hasta 30 w. Actualmente hay una normativa de la EU referente a los mismos, que establece un límite de consumo en 0,5 w cuando están en Stand-by, y más de 500 millones de ciudadanos europeos se benefician de este ahorro energético, el cual no hubiera sido nunca posible sin esta normativa europea.

Con el tabaco y fumar podemos describir otro ejemplo. Durante años se ha intentado mediante campañas, cada vez más agresivas, intentar convencer a los fumadores de que estaban perjudicando su salud y la de los demás. Apenas se redujo el consumo de tabaco. El punto de inflexión se produjo cuando se prohibió fumar en los centros de trabajo y en los bares.

Dr. Michael Kopatz

La política ha de establecer la dirección, en forma de estándares y normativas, y los ciudadanos han de exigir de los políticos que hagan este trabajo. Naturalmente habrá quien critique que este enfoque resulta demasiado dictatorial, sin embargo usemos los coches para intentar justificarlo. Ponerse el cinturón de seguridad es obligatorio y está penado con una multa en caso de no hacerlo. Es una norma que beneficia en primer lugar a la persona que la cumple, ya que protege su integridad física en caso de accidente, y en segundo lugar reduce los costes sanitarios al producirse menos heridos, o de menor gravedad. Habrá quien diga que esta ley invade la libertad del individuo, de decidir si se pone el cinturón o no, pero no se podrá negar que redunda en un incalculable beneficio social.

Dos mensajes de Michael Kopatz: innovaciones socio-culturales y cambio de las estructuras.

Si lo aplicamos al mundo del deporte, concretamente a la organización de eventos deportivos: ¿cuántos organizadores están dispuestos a preparar un evento teniendo en cuenta los aspectos sociales y medioambientales? En principio pienso que bastantes, aunque a la hora de la verdad no es tan fácil. Si por ejemplo un organizador de Maratones quiere reducir al máximo la cantidad de basura que genera su evento, pero llega un patrocinador que le regala 10.000 bolsas de plástico y otro 20.000 botellines de agua para repartir entre los corredores…¿En cuántos casos está dispuesto a renunciar a este patrocinio en especies para cumplir con su objetivo? ¿No sería más efectivo que la federación deportiva pertinente exigiera el cumplimiento de una serie de requisitos mínimos de protección medio ambiental, como por ejemplo el no reparto de bolsas de plástico a cada participante? ¿Sería esto demasiado dictatorial? ¿Es mejor regular desde fuera o confiar en la autorregulación? Al menos, Michael Kopatz lo tiene claro.

Me gustaría mucho saber qué opináis sobre este tema. Por favor dejar vuestros comentarios abajo:

 

 

 

Copenhague: ejemplo de movilidad en bicicleta

El pasado mes de junio tuve la oportunidad de circular en bicicleta por la ciudad de Copenhague. En los últimos años, la capital de Dinamarca ha destronado a Amsterdam como la ciudad europea mejor preparada para estos vehículos, y por eso tenía un especial interés en ver cómo tienen organizado su sistema de circulación para ciclistas.

En Copenhague hay más bicicletas que habitantes

A continuación podéis ver, acompañadas de fotos, las características que me han parecido más interesantes del concepto de movilidad en bicicleta de esta ciudad:

  1. MUCHO ESPACIO DEDICADO A CARRILES BICI: lo primero que me llamó la atención es la anchura de los “carriles bici”. En realidad, en muchas ocasiones son carriles de coche exclusivamente destinados para los ciclistas. En la foto de debajo, el carril derecho, el más ancho, es el carril de ida para las bicicletas. La forma de distribución de los espacios urbanos nos da un idea de las políticas activas que se llevan con respecto a los distintos medios de transporte. En muchas ciudades europeas, las bicicletas siguen estando consideradas como un vehículo de tercera clase, y por eso todavía se destinan pocos recursos y espacios a las mismas. En Copenhague es diferente.
  2. ARQUITECTURA URBANA Y DISEÑO ORIENTADOS TAMBIÉN A LA MOVILIDAD EN BICICLETA: la famosa “bycicle snake”, inaugurada hace un par de años, es un exclusivo puente para ciclistas. Es tan espectacular, que se ha convertido en uno de los atractivos turísticos de la ciudad. Si alquiláis una bicicleta, no dejéis de cruzarlo.3. CALLES EMPEDRADAS CON SUPERFICIE ALISADA PARA BICICLETAS: quien que haya tenido la oportunidad de circular por una calle empedrada con bicicleta, habrá comprobado que no es una de las experiencias más agradables que hay, sobre todo debido a la vibración que este tipo de pavimento provoca en la bici. Muchas capitales europeas tienen el centro de la ciudad lleno de estas vías, y esto hace que la experiencia de recorrerlas sobre dos ruedas no sea tan placentera como debería. En muchas de las calles empedradas de Copenhague encontramos un carril lateral para bicis, que ha sido especialmente “alisado” para facilitar la circulación.4. APARCAMIENTOS PARA BICICLETAS: por primera vez he visto en un centro comercial un enorme aparcamiento cubierto para bicicletas. Impresionante.
     

Junto a la estación de tren me encontré con este aparcamiento en doble piso, que resulta muy práctico a la hora de optimizar el espacio.

5. “GRÜNE WELLE”: una “ola verde” es un sistema de coordinar semáforos, para que a una determinada velocidad, los vehículos puedan ir alcanzado cada semáforo en verde. En Copenhague están haciendo pruebas con este sistema para las bicicletas. Se instalan una serie de luces LED en el suelo, y si el ciclista circula en paralelo viendo estas luces iluminadas, sabe que el próximo semáforo lo va a encontrar en verde. Si ampliáis la foto, veréis que os he marcado con una flecha roja la luz LED que estaba encendida en el suelo, justo cuando pasaban estas chicas con sus bicicletas.

6. BICICLETAS DE CARGA MODELO “CHRISTIANIA”: las bicicletas también pueden ser muy útiles para transportar cargas. Este modelo de bicicleta conocido como “Christiania” y que fue inventada aquí, es muy usada en Copenhague para llevar niños, material, la compra, etc. El boom de las bicicletas eléctricas ha favorecido la aparición de nuevos diseños de bicis que permiten transportar cómodamente cada vez una mayor carga. A los daneses les encanta el diseño y las bicicletas, como demuestra su infatigable búsqueda creativa de nuevos modelos para estos vehículos. Su pasión por el diseño de las mismas la pude comprobar en el centro de Copenhague, al visitar una tienda muy moderna de bicis: Biomega

7. DETALLES: los alemanes dicen que “Der Teufel versteckt sich im Detail” (“El diablo se esconde tras los detalles”), lo cual significa, que aparentes éxitos hay que mirarlos de cerca y en detalle, para comprobar si efectivamente lo son. En el caso de Copenhague y su éxito en la movilidad con bicicleta, he de decir, que hasta en los detalles me ha sorprendido. En esta foto podéis ver una escalera en la que se han tomado la molestia de añadirle un carril metálico para poder bajar las bicis con mayor facilidad. Incluso hay papeleras al lado de los carriles bici, colocadas de tal manera que el ciclista puede fácilmente “encestar” su basura en las mismas.

El único peligro que amenaza el éxito de esta ciudad, es que puede “morir de éxito”. Es decir, actualmente hay tanta gente moviéndose en bicicleta por Copenhague, que ya empiezan a tener atascos de bicis en algunas calles. Por desgracia, en muchas ciudades europeas estamos todavía muy lejos de tener este problema…

 

Si piensas que este artículo puede resultarle interesante a alguien que conoces, no dudes en compartirlo. ¡Gracias!

 

Lucha contra los residuos de plástico con kayak de mar

Imagen

Hace unos días hicimos una preciosa excursión con kayak desde el pueblecito menorquín de Fornells a Cala’n Tosqueta. En esta maravillosa cala, que está protegida por una pequeña isla que lleva su mismo nombre, estuvimos recogiendo algunos plásticos que nos encontramos, inspirados y motivados por el proyecto de Stephan Horch.

El problema de la contaminación de mares, playas y océanos por el plástico es terrible. Da igual dónde vayas, las posibilidades de encontrar un tapón, una botella o una bolsa de plástico en la playa o flotando en el agua son muy elevadas.

El kayak de mar es uno de mis deportes favoritos, porque además de los escenarios y las sensaciones que te regala, es muy sostenible. Si además de disfrutar del deporte, podemos dejar el entorno un poco mejor de cómo nos lo encontramos, la actividad es doblemente gratificante. Os animo a probarlo. Podéis mandarme alguna foto de vuestra acción contra los residuos plásticos, que con gusto la publicaré.

¡Gracias por la inspiración, Stephan!

plastico menorca

Algunos plásticos recogidos en Cala’en Tosqueta en julio de 2017

Nueva colaboración con la revista Desnivel

La“Guía de Material 2017/2018” de la revista Desnivel ya está a la venta. Este minucioso catálogo de productos incluye, desde hace ya nueve ediciones, el “Premio Desnivel de material de montaña y outdoor”. La gran novedad de este año es la inclusión de la categoría “Premio Verde”, que distingue a los productos más destacados en sostenibilidad. Los ganadores del “Premio Verde” de esta edición han sido:

1. TEX ENERGY, generador Infinite Air
2. VAUDE, chaqueta con membrana Ceplex
3. ADIDAS, camiseta Parley hecha con plástico del océano
4. TERNUA, chaqueta Dunagir Prima
5. TERNUA, mochila Half Moon 24
6. ECONTAINER, pala Micro

Junto a las fichas de compra de los artículos galardonados, he publicado un artículo sobre los “5 puntos clave a tener en cuenta a la hora de comprar ropa de montaña sostenible”. Podéis comprar esta Guía de Material en la página web de Desnivel o en cualquier papelería con prensa y revistas. ¡Espero que os guste!

Si después de leer el artículo, alguien quiere dejar sus comentarios al final de esta entrada, le estaré muy agradecido.